Taxista devolvió $5 millones y un computador que dejaron olvidados

3 semanas - Periodismo Ede Farkas 16
ARTICLE AD

El momento de crisis económica que atraviesa por la pandemia del covid-19 no impidió que el taxista José Mendoza diera una enseñanza de honradez en Santa Marta, al entregar cinco millones de pesos y un computador portátil que un pasajero dejó olvidados en su vehículo.

(Lea también: La historia del alcalde que renunció al cargo por miedo a que lo maten)

Compañeros de la empresa de taxi aplaudieron su decisión de retornar el dinero que lo habría podido usar para beneficio de su familia y resolver algunas deudas que ha adquirido en estos meses de dificultad.

José dice que en ningún momento pensó aprovecharse del descuido de su cliente, para beneficio propio.

Imaginé lo desesperado que había quedado esta persona luego de perder su computador y la plata que en estos tiempos está tan difícil de conseguir”, indicó.

(Le puede interesar: Esto es lo que le espera a Enmanuel, bebé abandonado en Barranquilla)

Y no se equivocó pues, Fernando Varela, el pasajero descuidado, quedó desesperado al llegar a su casa y darse cuenta que no llevaba consigo el maletín con sus cosas.

“Inmediatamente llamé a todas las empresas de taxi de la ciudad para intentar ubicar al conductor, pero ninguno me daba razón. Ya ese dinero lo hacía perdido”, expresó.

Pero Fernando no contó con que todavía existen personas honradas como José Mendoza, quien cuando se dio cuenta que en la silla de atrás de su carro permanecían objetos personales que no le pertenecían, hizo un unos servicios más y al terminar el turno se dispuso a regresarlos a quien tenía certeza le pertenecían.

(Le recomendamos: El brillante académico español que acabó como indigente en Santa Marta)

Cuando vio llegar al taxista a su vivienda, Fernando Varela no lo podía creer. Se abrazó con su esposa y por un momento olvidó los protocolos de bioseguridad para darle un abrazo y un apretón de manos al conductor.

José Mendoza manifestó que estos meses han sido difíciles para su gremio. El producido del día en ocasiones no alcanza para pagar la tarifa, la gasolina y su sustento. Aun así, aseguró que se sintió tranquilo devolviendo lo que no era suyo.

El beneficiado con esta acción le retribuyó el gesto con una recompensa que no quiso hacer pública, pero que emocionó mucho al conductor del taxi.

Roger Urieles

Para EL TIEMPO Santa Marta

@rogeruv

leer todo el artículo