Hace 58 años: el primer juego que Colombia celebró como un ‘triunfo’

1 mes - Periodismo Ede Farkas 17
ARTICLE AD

Hace tan solo días, el país revivió el partido en el que Colombia empató 1-1 con Alemania y avanzó a octavos de final del Mundial de Italia 1990. Sin embargo, hay otro partido de antaño igual de histórico, que fue celebrado prácticamente como un triunfo, un triunfo moral, a pesar de terminar en empate.

Justamente este 3 de junio, se cumplen 58 años del primer punto que Colombia sumó en una Copa del Mundo. Fue en Arica, Chile, cuando la Selección, dirigida por Adolfo Pedernera, empató 4-4 contra la Unión Soviética, un resultado de mucha resonancia por varias razones: la URSS venía de ser campeona de Europa dos años atrás; Colombia era debutante en los mundiales, y además por la manera en la que el onceno cafetero remontó un partido que parecía perdido y por goleada.

Como era de esperarse, el seleccionado europeo salió a arrollar al combinado cafetero. Tres goles muy temprano, abatieron el arco defendido por Efraín el ‘Caimán Sánchez: Valentin Ivanov (8’ y 11’) e Igor Chislenko (10’), prácticamente aseguraban la victoria soviética. Sin embargo, a los 21 descontó Germán el ‘Cuca’ Acero y dejó el 3-1 al final de la primera parte.

Para Aceros, la clave en el entretiempo fue la motivación del entrenador argentino Adolfo Pedernera; sus palabras le dieron fuerzas a la Selección para salir en busca de la gesta. “Ese día, a pesar de que terminamos perdiendo el primer tiempo 3-1, nos dijo que nosotros no éramos inferiores a nadie. Que nuestro fútbol era mejor, que quitáramos el miedo y que saliéramos a defender a ese país que nos había despedido. Y ese discurso fue como un revitalizante para nosotros. Y terminamos logrando lo impensado”, comentó el ‘Cuca’.

Pero aunque Colombia salió con decisión, las cosas parecían jugar en su contra; a los once minutos de la segunda parte Viktor Ponedelnik aumentó la ventaja a 4-1 para la Unión Soviética. Parecía que el partido estaba liquidado. A los 23 llegó un gol histórico, un gol olímpico de Marcos Coll, que significó volver a meterse en el juego y apostar por la hazaña.

Antonio Rada (27 ST) y Marino Klinger (31 ST), anotaron los goles para el increíble 4-4 frente a la Unión Soviética, selección que no salía del asombro, al verse superados por una desconocida selección colombiana. En Chile, vibraron con los cafeteros y su lección de valentía, patriotismo, coraje y buen fútbol.

Los once guerreros colombianos fueron: Efraín Sánchez; Aníbal Alzate, Jaime González, Óscar López, Héctor Echeverri; Rolando Serrano, Marcos Coll (capitán); Hermann Aceros, Marino Klinger, Antonio Rada y Héctor González.

leer todo el artículo