El calvario de una familia en Cali por su mamá supuesto paciente covid

4 semanas - Periodismo Ede Farkas 16
ARTICLE AD

Jannier Calderón está desesperada por la situación de salud de su madre María Gabriela Castillo, quien según la más reciente información que le dieron a ella en la clínica de Cali donde recibe atención médica estaría contagiada con la covid-19.

Sin embargo, Jannier, la última de los ocho hijos de esta mujer de 68 años, asevera que a su mamá ya le habían hecho dos pruebas del nuevo coronavirus y salieron negativas. “Ahora dicen que tiene el covid-19 y tememos que no la podamos volver a ver, que fallezca y la cremen sin que nos demos cuenta”, afirmó la joven.

A finales de marzo pasado, Jannier llevó a urgencias a su mamá, quien esté año se cayó y desde entonces se le agudizaron sus problemas de salud. María Gabriela tiene obesidad mórbida, es diabética y tiene hipertensión. El diagnóstico en la consulta por urgencias es que presenta una falla cardiaca. Su corazón tiene un tamaño anormal y está aplastando los pulmones.

“Como está el covid-19, uno de los médicos toma la decisión de que a mi mamá hay que hacerle una prueba del covid porque presentaba líquido en los pulmones, que es como una pulmonía, que el covid daba con pulmonía”, contó la joven, quien asevera que su mamá nunca tuvo los tres síntomas más comunes del nuevo coronavirus: fiebre, tos seca y cansancio, y que en su familia nadie tiene o ha tenido el nuevo virus.

Tras pasar una noche en urgencias, la adulta mayor fue remitida una clínica, donde le hicieron nuevamente la prueba del covid-19 y la aislaron. Los resultados de las pruebas del virus, según Jannier, se demoraron varias semanas pero salieron negativas y le dieron de alta.

Pero el calvario de la familia Calderón Castillo no paró. Además de que María Gabriela seguía teniendo los problemas cardiacos, el 28 de mayo pasado tuvo una recaída por la diabetes. La llevaron nuevamente a urgencias y desde allí la remitieron a la misma clínica donde había sido atendida dos meses antes. Sin embargo, según Jannier, el médico internista de las urgencias le hizo énfasis a los paramédicos de que la mujer no tenía covid-19 y que necesitaba tratamiento para sus dolencias cardiacas.

En esa clínica María Gabriela fue llevada a una UCI cardiovascular y, según Jannier, le quitaron los medicamentos que le prescribieron los médicos en urgencias y desde el pasado viernes está conectada a un respirador. El sábado pasado, una de las hermanas de Jannier visitó a su mamá y regresó a su casa con la noticia de que según los médicos, la fiebre alta que había tenido su mamá en la noche anterior se debía "a que tiene covid-19". María Gabriela fue trasladada, en la misma clínica, a otra UCI.

Jannier y sus hermanos han buscado ayuda para que su mamá reciba atención para sus problemas cardiacos porque están seguros de que el resultado de la tercera prueba del covid-19 que le hicieron también será negativo.

El defensor del paciente de la Alcaldía de Cali, John Murillo, le dijo a este medio que no conoce el caso de esta mujer, pero que en las últimas semanas ha conocido de cinco denuncias similares. “En esos casos falta una mejor comunicación entre los familiares de los pacientes y el personal médico. Los usuarios tienen derecho a recibir una explicación clara acerca del estado de salud de sus familiares”.

CALI

leer todo el artículo