Detrás de cámaras: así se hace el programa televisivo que conduce el presidente Iván Duque

1 mes - Periodismo Ede Farkas 15
ARTICLE AD

Mayo 31, 2020 - 07:55 a. m. 2020-05-31 Por:

Redacción de El País

El salón del Consejo de Ministros, en la Casa de Nariño, el mismo en que el Gobierno de César Gaviria decidió el ‘apagón’, el lugar donde Andrés Pastrana definió la zona de despeje de San Vicente del Caguán, y donde se han tomado algunas de las decisiones más importantes del país, se ha convertido por estos días en un ‘set de televisión’ desde donde el presidente Iván Duque se dirige a los colombianos para informarles sobre la pandemia.

El programa de televisión, que se transmite de lunes a viernes a las 6 de la tarde, bautizado ‘Prevención y Acción’, se ha convertido en parte de la rutina diaria para muchos colombianos desde hace más de dos meses.

Durante una hora, el Mandatario entrega cifras de la emergencia, hace pedagogía sobre la protección del virus, da paso a miembros de su gabinete, a expertos o dirigentes gremiales, y hace anuncios importantes. Pero lo que no se alcanza a percibir en cámara es que esos 60 minutos requieren de una preparación rigurosa por parte de él, así como de su equipo de asesores y de la Secretaría de prensa de la Presidencia.

Le puede interesar: Concejo aprueba en segundo debate el Plan de Desarrollo de Cali

Cada fin de semana, Duque y su consejo asesor de primera línea, integrado por María Paula Correa, jefe de gabinete; Víctor Muñoz, consejero presidencial Económico y de Transformación Digital; Hassan Nassar, consejero presidencial para las Comunicaciones; Alejandro Salas, jefe de discursos, y Carlos Cortés, secretario de Prensa, definen los contenidos que se abordarán en la semana, aunque en momentos como estos, todo puede cambiar de acuerdo a la coyuntura.

“El Presidente es ordenado, muy exigente. Le gusta planear y trabajar sobre la planificación, conocer y estudiar en detalle los temas”, dice alguien cercano al Mandatario, que prefiere mantener su nombre en reserva.

El programa presidencial se ha convertido en uno de los más vistos en el país.

Tomado de Twitter @infopresidencia

Con el apoyo del equipo de prensa, cada día, Alejandro Salas y Carlos Cortés lideran la preparación del programa, recogen la información y definen los invitados, lo que luego pasa por el visto bueno del Presidente.

Media hora antes de arrancar, Duque revisa lo que hay, toma apuntes en su libreta y está listo para la transmisión.

A las 6 de la tarde, en los canales nacionales, al Mandatario se le ve tranquilo, dirigiéndose a su audiencia de forma espontánea, da paso a los invitados y al material de apoyo como si tuviera la experiencia de un presentador de televisión.

“No tiene la necesidad de leer un libreto, ni un telepronter, eso le facilita mucho. Se hace un guión para tener un orden, pero no hay libreto. Para todos ha sido una grata sorpresa descubrir esas habilidades”, afirma la fuente. Duque ha buscado que los mensajes sean claros y sencillos de entender. De hecho, es usual que les pida a sus invitados que hagan más digeribles a la audiencia los conceptos técnicos que exponen.

En el salón no hay un asesor de imagen que le diga al Presidente si el vestuario lo favorece o no. Con lo máximo que cuenta es con la persona que le aplica un poco de polvo en el rostro para que no brille ante las cámaras.

“Acá estamos preocupados por el contenido, porque la información sea sencilla, veraz, rigurosa”, dicen desde Presidencia.

Aunque de la Sala del Consejo de Ministros quitaron algunas sillas para ubicar las cámaras y convertir el lugar en una especie de set, no son un canal de televisión, por lo que no cuentan con todas las herramientas técnicas que se necesitan. La producción está a cargo del equipo permanente del Mandatario y ha sido un aprendizaje constante.

Algunos recuerdan, por ejemplo, la vez que María Paula Correa necesitaba entregarle una información al Jefe de Estado, que estaba al aire, y para conseguirlo se arrastró por el salón intentando no registrar en cámaras, luego le explicaron que la maniobra no era necesaria, que bastaba con hacerse detrás de estos equipos.

En una de las emsiones del programa, el presidente Iván Duque invitó a sus homólogos de Perú, Chile y Uruguay para compartir con ellos sus experiencias en la lucha contra el coronavirus.

Cortesía Presidencia de la República

¿Cómo nació el programa?

Cuando se conoció el primer caso positivo de coronavirus en Colombia, el pasado 6 de marzo, Duque les dijo a sus asesores que lo ayudaran a pensar en la manera de contarle a los colombianos de la forma más clara posible lo que estaba pasando.

“El Presidente, muy rápidamente, se dio cuenta que era un terreno desconocido para todo el mundo y lo que buscó desde el principio fue generar ese hábito de comunicación que generara tranquilidad”, cuenta otra fuente.

Lo que se les ocurrió, entonces, fue hacer un programa de televisión, aprovechando las habilidades del Jefe de Estado para dirigirse al público.

Aunque Duque tiene muchos asuntos complejos de qué ocuparse, no descuida este espacio y está pendiente de cada detalle para que, desde el confinamiento, los colombianos puedan tener la información más precisa.

‘Al trote’

El programa de televisión no solo tiene al trote al equipo de comunicaciones de la Presidencia, sino también a los ministros, quienes de manera puntal deben tener un consolidado de la información antes de que empiece el espacio.

Ellos pasan al tablero público en medio de múltiples preguntas que les hace el jefe de Estado en el programa.

“El programa ha sido muy acertado”

Para el abogado constitucionalista Andrés Fandiño, el programa televisivo del presidente Iván Duque ha sido muy acertado en términos de comunicación porque le ha dado la confianza a la ciudadanía de tener al frente a un mandatario que lleva el liderazgo del país y que sabe lo que está pasando en el territorio nacional.

En este sentido, el experto señala que los símbolos que acompañan la presentación del presidente durante la emisión del programa ayudan mucho a la conciencia de la ciudadanía sobre la importancia de tomar medidas de protección frente al virus.

El gel antibacterial que está todas las noches en su escritorio les recuerda a las personas (sin necesidad de mencionarlo) que deben tener higiene de manos en todo momento mientras que la careta protectora hace un llamado al autocuidado.

También ha sido muy útil la interacción que el Presidente hace los fines de semana a través de redes sociales con la ciudadanía, con el fin de responder las dudas que tienen las personas sobre las medidas que se han venido tomando para frenar la expansión del virus en el país.

Algunos analistas señalan, sin embargo, que el formato ha ido teniendo un desgaste, que coincide con el agotamiento que ya están sintiendo los colombianos con la cuarentena.

47 programas televisivos de ‘Prevención y Acción’ se han transmitido desde el salón de Ministros en la Casa de Nariño.

leer todo el artículo