"Banderas sociales no son solo de la izquierda y la seguridad no solo de la derecha": Dilian Toro

1 semana - Periodismo Ede Farkas 10
ARTICLE AD

El Partido de la U debe reestructurarse, trabajar en torno a la conexión que debe tener con la gente y empezar a hacer propuestas y a tener banderas sociales, como es su esencia. Es que las banderas sociales no son propias de la izquierda y la seguridad no es solo de la derecha, las banderas que tenemos que tomar son las reclamaciones de la gente y salir a apoyar con soluciones viables”.

Esa es la propuesta que Dilian Francisca Toro le hará a la colectividad sea escogida o no presidenta de la misma, en la asamblea que se reprogramó para el 7 de noviembre y en vísperas de la cual se produjo la renuncia de los senadores Roy Barreras y Armando Benedetti.

La exgobernadora del Valle del Cauca considera que el 2022 “está muy lejos”, en alusión a sus aspiraciones presidenciales, pero deja en claro que su partido tiene vocación de poder y que estaría dispuesta a participar en una consulta con otras fuerzas políticas.

“Creo que estamos saliéndonos del norte que deberíamos tener para poder lograr construir un mejor país”, asegura en entrevista con El País.

¿Cómo queda el partido tras la renuncia de los dos senadores?Ellos dijeron que se van del partido, falta ver si se puede hacerlo jurídicamente, pero lo más importante es ver cómo llegamos a tener unidad, así se llama el partido y además social, porque las reivindicaciones sociales estaban contenidas desde los inicios como una misión del partido. Y tratar de unirlo en lo fundamental, que es lo que la gente está necesitando, lo que reclama, más con esta pandemia, que develó todos los problemas sociales y económicos. Ahora lo que toca es unirnos, no solamente el partido, sino todos, para poder darle solución a esa problemática. Al país lo tienen mal el desempleo, el problema de los líderes sociales, los jóvenes y las mujeres que quedaron más desempleadas, lograr que los campesinos recuperen su fortaleza; debemos unirnos para escuchar ese clamor y presentar soluciones para lograr el bienestar que queremos.

Creo que esa es la esencia del partido, es lo que se debería hacer y no importa que pensemos distinto, hay diferentes matices, pero uno puede ponerse de acuerdo en las diferencias.

Se dice que el partido ha perdido su esencia, porque en él ya no está Uribe ni Santos y que está próximo a desaparecer...¿Por qué va a desaparecer? Primero, ojalá las instituciones no comiencen a desaparecer, hay es que fortalecerlas; segundo, es un partido que no es bogotano, sino de regiones, de personas que trabajan en las regiones y por las regiones, y cuando el partido es más regional que nacional, se habla de ese tipo de cosas. El partido ha tenido problemas y nadie los desconoce, sobre todo por las posiciones que tienen unos u otros con respecto al expresidente Uribe o al expresidente Santos. Creo que, como partido, no es que debamos estar cercanos al uno o al otro, sino cercanos a la gente. Pueden haber diferencias, pero si le pregunto a alguien del común de la gente, no está pensando quién es de izquierda o quién de derecha, lo que piensa es: estamos en un problema, la pandemia no se ha ido, tenemos una crisis social y económica y eso nos ha generado una serie de dificultades y lo que tenemos que trabajar es para que esas dificultades se puedan traducir en propósitos colectivos que nos lleven a tener en bienestar a la población.

¿Pero qué viene para el partido? El partido puede reestructurarse, y trabajar en torno a la conexión que debe tener con la gente y empezar a hacer propuestas y a tener banderas sociales, como es su esencia. Es que las banderas sociales no son propias de la izquierda y la seguridad no es solo de la derecha, las banderas que tenemos que tomar son las reclamaciones de la gente y salir a apoyar con soluciones viables. En un momento determinado, si se presenta un proyecto de ley del Gobierno que es bueno, que tiende al mejoramiento de todas esas necesidades, pues por qué no lo podemos apoyar.

El senador Benedetti dijo: “Dilian Francisca viene a tomarse el partido”. ¿Qué responde?Al contrario, yo no estaba aspirando a la presidencia del partido, estaba en un proceso distinto, trabajando en las regiones, hablando con la gente, todo el mundo sabe que eso es lo que hago con puesto o sin puesto, pero los mismos congresistas me lo han dicho y pues si yo sirvo para apoyarme en ellos y darle una nueva reorientación al partido, pues lo hago, porque estamos en este partido, pero no tengo ninguna intención de tomarme ningún partido, al contrario son los congresistas los que me han venido diciendo que lo haga.

¿Entonces es un hecho que será la presidenta de la U?No, eso se decide en la asamblea del 7 de noviembre, pues se aplazó porque Aurelio (Iragorri) estaba enfermo, tuvo un problema familiar y lógicamente uno tiene que ser condescendiente y él tiene que dirigir y organizar la asamblea, pero cuando uno está en un partido y escucha ese tipo de cosas tiene que salir a dar la opinión de lo que cree que se debe hacer. Eso es lo que yo le propongo al partido, sea presidenta o no: el partido tiene que volver a retomar el camino de la unidad y de las reivindicaciones sociales.

El partido y usted han sido grandes defensores del proceso de paz, pero la U cada vez está más cerca del Gobierno Duque. ¿La Paz sigue siendo un propósito central dentro de su colectividad?Por supuesto y no creo que haya alguien que diga que no quiere la paz. Hasta ahora, en las discusiones que se han hecho en torno a la paz, el partido ha sido coherente. Otra cosa es que haya ciertas decisiones que se toman y que pueden ser cercanas al Gobierno o no, pero no quiere decir que ya no se va a querer la paz, una cosa es una elección y otra es la paz.

¿Pero cuál es su posición ante la propuesta de derogar la JEP que ha hecho el partido de Gobierno?Creo que nuestro partido tiene que ser coherente con que ese fue un proceso que todos los senadores lo vivieron, incluso Benedetti fue el ponente de la amnistía, y Roosvelt (Rodríguez), el de la Justicia Especial para la Paz. Si usted me pregunta, esta no es hora de pensar en derogatorias del Presidente ni de la Justicia Especial para la Paz ni de referendos ni para un lado ni para el otro, ahora debemos pensar es en esa agenda que tenemos que trabajar todos, independientemente de que yo sea la presidenta o no, es una agenda que tiene que trabajar el país, los dirigentes responsables, para que se pueda lograr esa transformación social que la gente está esperando. Creo que estamos saliéndonos del norte que deberíamos tener para poder lograr construir un mejor país.

En casi todos los partidos políticos hay gente que se quieren salir, ¿qué opina de la escisión que se quiere aprobar en el Congreso?En la U, en Cambio Radical, el Liberal y no sé si en el Centro Democrático, pero todos los partidos están viviendo esa misma crisis, es algo que el Congreso definirá. Parece que lo incluyeron en la ley de reforma del Código Electoral, pero todavía no le han dado discusión. Yo creería que es buena la escisión, pero el problema es que se llena el país de muchos partidos muy pequeños y los partidos tienen que ser instituciones donde haya fortalecimiento e ideas y por eso el partido de la U tiene que volver a retomar sus banderas por las cuales se le dio vida, que eran la unidad y las condiciones sociales.

¿Cómo va su la aspiración a la Presidencia de la República?Todo tiene su tiempo, y vuelvo a lo mismo: ahora qué nos suplimos con un debate político sobre que este aspira o que este no aspira. Creo que estamos todavía lejos del 2022, lo que sí creo es que el partido debe tener una vocación de poder en la que estén muy claros los propósitos, que son los de no polarización y conexión con la gente.

La segunda cosa importante es que el partido podría ir en un momento determinado a una consulta interpartidista, pero eso ya son decisiones que tienen que tomar los integrantes del partido. Lo que sí puedo decir es que estamos lejos de eso, esa una idea que yo tengo y el partido, porque todos los partidos tienen esa vocación de poder, pero falta mucho y cada día trae su afán, así que tenemos que esperar.

De hecho el jueves usted escribió en Twitter que no es momento de consultas interpartidistas…Sí, porque (Gustavo) Petro salió con una mentira o un chisme de que yo iba a dirigir el partido para hacer una consulta con los uribistas, y ni siquiera hemos pensado en consultas, y en eso tenemos que ser claros.

Pero lo que sí es cierto es que el tema de las presidenciales ya está en la agenda política del país...

Hay que esperar, yo estoy haciendo un ejercicio, me están llamando de los departamentos, he estado hablando con la gente, pero mi mensaje político es el mismo: conectémonos con la gente, hagamos propuestas que solucionen los problemas de la gente y unámonos en torno a eso, no polaricemos el país, no pensemos que lo importante para el país es ser de izquierda o de derecha, sino solucionar los problemas sociales y económicos y ese debe ser el camino que, creo, debe tomar el partido, y yo estoy convencida de que ese debe ser el camino y si en algún momento llego a tener la iniciativa de salir, ese va a ser mi camino.

¿En una polarización tan extrema como la que está viviendo el país entre la izquierda y la derecha la vía del centro puede ser una alternativa?Sí claro, pero, como le decía, todos creemos que debe haber seguridad y autoridad, eso no es de un solo partido ni de una sola vertiente ideológica, ¿quién no quiere que haya mejores condiciones de vida para la gente? Todos, eso no es solamente de la izquierda, por eso digo que tenemos que unirnos en lo fundamental, sin hacer polarización.

Pero igual tengo que preguntarle si estaría dispuesta a participar en una consulta con el uribismo.... No lo he pensado. Sí participaría de una consulta interpartidista, pero no he pensado que sea con el uribismo.

leer todo el artículo